Existe una gran diferencia entre liderar y gerenciar equipos de trabajo, tanto en empresas grandes como medianas y pequeñas. Las formas de comunicación y las conversaciones genuinas son habilidades interpersonales claves para motivar a su equipo, generar alianzas y, en definitiva, tener un negocio exitoso.
Costa Rica está lleno de ecosistemas laborales distintos, cada uno con diferentes metas y culturas empresariales. Y dentro de estos debemos ser asertivos en las conversaciones que tenemos con cada uno de nuestros colaboradores.
Al final liderar es la clave del éxito para que la empresa tome el rumbo que queremos. 

Costa Rica está lleno de ecosistemas laborales distintos, cada uno con diferentes metas y culturas empresariales. Y dentro de estos debemos ser asertivos en las conversaciones que tenemos con cada uno de nuestros colaboradores.
Al final liderar es la clave del éxito para que la empresa tome el rumbo que queremos.

Son importantes las conversaciones en todos los ámbitos de nuestras vidas. Una buena plática con nuestro hijo lo puede impulsar a ganar el partido de futbol que tan nervioso lo tiene. Una buen dialogo con un cliente nos conduce a una relación ganar – ganar duradera. Una conversación con un aliado nos puede ayudar a ahorra muchos costos, para poder hacer crecer nuestro negocio o incluso empezar nuestro emprendimiento. 

Pero para tener buenas conversaciones en nuestras empresas, de esas que cambian para bien el rumbo de las cosas, es necesario contemplar tres elementos esenciales que son el secreto de la comunicación:

  1. Tomarse el tiempo para tenerlas presenciales y en calma: el afán del día a día nos impulsa a refugiarnos detrás de una pantalla, a enviar cortos mensajes de Whatsapp, mails, Facebook o Instagram. Sin embargo, el mundo de las relaciones humanas y de los negocios, requiere del contacto personal que aporta no solo las palabras, sino el tono de la voz y el lenguaje corporal.

  2. Escuchar más que hablar: por eso Dios nos dio dos orejas y una boca, decía mi abuela. En efecto, se aprende más escuchando que hablando. Le reto que en la próxima conversación que tenga intente hablar solo el 30% y escuchar el otro 70%. Verá el cambio de percepción y las oportunidades que se abren son impresionantes.

  3. Definir el objetivo claro de la conversación: hablar con un colaborador para que haga mejor su trabajo, no es lo mismo que hablar con un potencial cliente a quien le queremos vender.

    En este sentido, Cesar Piqueras, conocido conferencista español con más de 15 libros escritos y basta experiencia en el mundo de la gerencia nos define 4 tipo de conversaciones.

     Conversaciones para fijar expectativas.

    La intención es hablar con franqueza y exponer cada parte lo que espera de la relación. Se ve mucho en la relación con sus colaboradores o proveedores. No se quede con hacerla solo cuando los contrata. Por el contrario, trate de hacerlo al menos una vez al año. ¿Ha tenido esas conversaciones con sus colaboradores o solo le da las direcciones de lo que quiere? Preguntas abiertas son más poderosas como, por ejemplo:

    ¿Qué espera usted de mi?

    ¿Qué espero yo de usted?

    ¿Qué podemos hacer en conjunto para hacer crecer nuestro negocio?

    Conversaciones para fijar objetivos

    Con mucha frecuencia el equipo no sabe a donde ir o qué hacer, porque el objetivo no lo tiene claro. Quizás como empresario usted lo tiene claro en su cabeza, pero no se ha tomado el tiempo de conversar con su equipo para:

    • Trasmitir el objetivo.

    • Calibrar y ajustarlos con ellos.

    • Validar la escucha, comprensión y alineación en el equipo.

    Le invitamos a hacer esa revisión cada trimestre. No tiene que ser muy formal, pero si es importante medir avances concretos.

    Conversaciones para manejar conflictos

    Son las que tratamos de evitar ya que son incómodas, pero son las que hay que afrontar. Los conflictos internos o malos entendidos pueden traer al traste nuestro negocio. Por ello es importante tomarse el tiempo para escuchar y conversar con el equipo. No abordarlo por un chat de Whatsapp o un correo, ya que las posibilidades de éxito tienden a cero a través de esas vías.

    Conversaciones para reconocer o felicitar

    Decía un muy buen jefe que tuve: “disfruta el momento Anne”. A lo que se refería es que hay que tomarse el tiempo de reconocer los logros, lo que hemos avanzado, los talentos que surgieron a flote tras una situación difícil. Una plática de reconocimiento es un excelente motivador para cualquier persona y le da energía vital para seguir adelante.

Le invitamos a pasar a la acción y que asuma el reto en su próxima conversación: escuche el 70% y hable solo el 30%. Para ello le brindamos una herramienta GRATUITA con el video corto Las Conversaciones Genuina.

Aquí Adriana German, coach organizacional con más de 20 años de experiencia, nos brinda consejos prácticos y sencillos a considerar para mejorar nuestra comunicación. Esto le ayudará a generar mayor empatía, generar espacios de co-creación y mejores acuerdos con su equipo.

También puedes ingresar a nuestra plataforma y encontrár más contenido valioso.